Archivo | septiembre 2013

¡BIENVENIDO OTOÑO!

Ahora sí, se nos fue el verano.  Feliz lunes a tod@s y feliz primavera a nuestros amigos del otro hemisferio.

¡Bienvenido otoño!

Anuncios

“DIADEMA ARTESANAL CON LAZO TELA ESCOCESA”

Esta es una de las muchas diademas que hacemos de modo artesanal. Está forrada en raso y como adorno lleva un lazo de tela tipo escocesa, tan de moda esta temporada otoño/invierno 2013.  ¡Para que las más peques se vean preciosas! Recuerda que podemos hacer la combinación de colores que más sea de tu agrado, disponemos de un amplio surtido de telas y cintas.

Diadema artesanal Marcopolo Celinda® Raso y cinta escocesa.

Diadema artesanal Marcopolo Celinda® Raso y cinta escocesa.

* Si eres minorista y deseas ofrecer nuestros lazos artesanales Marcopolo Celinda® a tus clientes no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

AVISO IMPORTANTE: Las piezas (lazos, coleteros, diademas) que aparecen en nuestros catálogos/blog son originales y están protegidas por el derecho de propiedad intelectual que corresponde a sus autores en méritos de la ley española sobre propiedad intelectual y los tratados internacionales en la materia. Toda reproducción, imitación, copia y, en general, cualquier acto que implique transgresión de los mencionados derechos es denunciable ante los tribunales de justicia, por vía civil y penal. Marcopolo Import S.L. ejercerá cuantas acciones estén a su alcance para reprimir cualquier infracción a estos derechos.

“TENDENCIAS OTOÑO INVIERNO 2013: TARTÁN”

c_lambert_los inmortales

Christopher Lambert ataviado con indumentaria escocesa a la antigua usanza en la película “Los Inmortales”.

El tartán (o tela escocesa) es tendencia esta temporada de otoño-invierno. Llegadas a estas alturas, es seguro que ya te has enterado ¿verdad? Pero, ¿qué sabes de esta tela aparte de asociarla con Escocia?

El tartán es un patrón que consiste en bandas de varios colores horizontales y verticales entrecruzadas. Originalmente, el material en que se tejía era lana pero en la actualidad se emplean diversos materiales. Las faldas escocesas (kilt) se hacen con este tejido.  En Estados Unidos se le llama también “plaid” sin embargo, esto no es exactamente correcto. En Escocia, la palabra “plaid” se emplea para designar un trozo de tela largo y ancho de tartán. Este “plaid” era el precursor del kilt (falda escocesa), que antiguamente se enrrollaba con cuidado alrededor de la cintura, pasando el extremo final por sobre un hombro.

El tartán se fabrica con los hilos que formarán las bandas de colores previamente teñidos y su trama consta de ángulos rectos que van alternándose entres sí. Se teje como una tela cruzada simple (dos arriba, dos abajo, avanzando un hilera en cada paso), esto forma las líneas diagonales visibles donde los diversos colores cruzados, dan la apariencia de nuevos colores distintos a los empleados. Los cuadros resultantes se repiten vertical y horizontalmente formando un modelo o patrón distintivo denominado “sett”. Así, si nos guiamos por esta descripción, podemos ver que el famoso diseño de cuadros Burberry es, en esencia, tartán.

Cabe aclarar que originariamente, los tartanes no se asociaron con familias específicas (antes del siglo XIX no había clanes que emplearan un modelo concreto de tartán). Los diferentes “sett”(patrones) variaban en función de las plantas disponibles en cada zona en la que se procesaban los tintes. Las tejedoras de cada municipio podían emplear diferentes combinaciones de colores, pero generalmente estos patrones no variaban mucho de un distrito a otro pues dependían de la abundancia o escasez de tintes vegetales de su zona. Así, había tartanes con patrones específicos que eran propios de determinada zona geográfica.

Hasta no hace tantos años, la mayoría de los historiadores suponía que las telas escocesas (tartán) tuvieron su origen en Escocia, allá por el siglo XVII. Sin embargo, ciertos descubrimientos arqueológicos nos cuentan algo bien distinto: este tipo de telas ya las tejían los celtas desde hace, por lo menos, tres mil años. La arqueóloga textil estadounidense Elizabeth W. Barber fue quien investigando a fondo las “Momias de Urumchy” llegó a esta conclusión tras un exhaustivo estudio, aportando las correspondientes pruebas arqueológicas…
Cuando el primero de estos cuerpos de Asia Central fue enterrado en las arenas de Tarim Basin (en la actualidad la región de Xinjiang, China) allá por el 2000 a.C., los griegos y los romanos aún no habían llegado a Grecia e Italia. Los chinos aún no habían aprendido a usar el metal, aunque ya estaban muy ocupados en la cría del gusano de seda, elaborando ese valioso y precioso tejido que prestaría su nombre a la más famosa ruta de las caravanas de Asia Central: “La Ruta de la Seda”, en cuyas extensiones se hallaron las momias.
Estas momias no presentaban rasgos propios de la zona, no parecían ni chinas, ni mongoles. Su fisiognomía: nariz de puente alto, cabellos rubios/rojizos y, en los hombres, barbas abundantes, entre otros rasgos, indicaban que eran de raza caucásica (europeas). Esto fue toda una sorpresa. Otra cosa que llamó la atención fue el estado de conservación en que se hallaban, mucho mejor que el de las momias egipcias, las cuales presentan un aspecto ennegrecido y arrugado.

Aparte de en Egipto, resulta complicado hallar restos de tejidos en buenas condiciones en alguna excavación prehistórica, sin embargo, a raíz de este descubrimiento se pudo constatar que, mientras los sofisticados egipcios se dedicaban a tejer grandes cantidades de sencillo lino blanco, estos habitantes de Tarim Basim ya fabricaban y se vestían por aquel entonces con unas telas de colores vivos, las cuales, tras el paso de tantos años aún conservan increíblemente la intensidad de sus colores.

Al menos uno de los tejidos de estos “asiáticos del interior” se parece asombrosamente a unas telas de cuadros halladas en las minas de sal de Hallstatt y Halley pertenecientes a la Edad de Bronce (en los Alpes, por encima de Salzburgo). Telas que habían sido tejidas por los antepasados de los celtas. Si los intensos colores de éstas sorprendieron, el tacto de los mismos sorprendió aún más. Aún a pesar de tener una antigüedad de al menos tres mil años, parecían haber sido tejidas entre cien y trescientos años atrás, pues conservaban perfectamente su flexibilidad.

En el año 1979, unos arqueólogos hallaron unas momias en un cementerio cercano a un lugar llamado Qizilchoga, próximo a la ciudad de Hami que se halla a unos 480 kilómetros al este de Urümchi. Estas momias compartían las mismas características que las momias de Urumchi: los hombres tenían el cabello castaño o rubio y las mujeres llevaban largas trenzas, determinando así que pertenecían a individuos de raza caucásica . Su indumentaria era muy particular, absolutamente distinta de la de Cherchen y Loulan (areas de Ürmchi) y tras varias investigaciones se demostró que el tejido dominante empleado en Qizilchoqa era una tela cuya decoración principal eran cuadros -rayas de colores anchos y estrechos en la trama y la urdimbre- como en el caso de la tela de lana empleada para hacer las faldas escocesas. Hubo otra gran sorpresa al continuar las indagaciones, los escoceses de habla gaélica, junto con los irlandeses, galeses y bretones pertenecen a la rama céltica de los Indoeuropeos y el árbol genealógico Indoeuropeo pero, si los organizamos basándonos en similitudes dialécticas en lugar de geografía moderna, observamos que los Tockarian (antiguos habitantes de Tarim Basim) estaban muy cercanos a esta rama celta.

Tela hallada en Tarim Basin

Tela hallada en Tarim Basin

Algunos de los tartanes de Qizilchoqa contienen más de dos colores. Cuando en 1991 Victor Mair visitó el lugar de la excavación en Qizilchoga, el arqueólogo chino Wang Binghua metió un fragmento de tartán en el bolsillo de Victor diciéndole que se lo llevara a casa y lo estudiara. Este tartán, era una típica tela consistente mayormente en un fondo de  color chocolate con rayas estrechas de color azul claro y blanco que dividían la superficie convirtiéndolo en un muy atractivo tartán. Asimismo, estaba tejido con lana al igual que el tartán escocés, y también tenía el mismo peso, tacto, y el grosor inicial que el empleado en las faldas escocesas.

La popularidad del tartán se incrementó en gran medida por la visita real de 1822. Jorge IV fue el primer monarca reinante en visitar Escocia en 171 años. Los festejos en torno al evento fueron originados por Sir Walter Scott (fundador de la Sociedad Celta de Edimburgo en 1820. Scott y la Sociedad Celta) quienes instaron a los escoceses a asistir a las fiestas “todos con sus cuadros y sus plumas en su atavío tartán”. Después de la visita varios librplaid tartanos que documentaban tartanes aumentaron la locura. El romantizado trabajo de  James Logan “The Scottish Gael”, publicado en 1831, fue una de las publicaciones que llevó a la industria de cuadros escoceses a inventar tartanes de clan. La primera que mostró los distintos patrones de tartanes de clan fue el “Vestiarium Scoticum” en 1842. Que fue seguido por el igualmente dudoso “The Costume of the Clans”, dos años después. El entusiasmo romántico que Logan y los Sobieski Stuart generaron con sus publicaciones abrió el camino para otros libros de tartán en el siglo XIX.

Otro de los motivos por los que aumentó su fama el tartán y fue fabricado a mayor escala fue el amor de la reina Victoria por las Highlands quien fomentó el uso de prendas de tartán, hecho que el gremio del textil supo aprovechar para aumentar sus ganancias.

En la actualidad hay tartanes no solo de clanes, sino creados especialmente para personas, familias, barrios, instituciones y corporaciones. Hay tartanes específicos conmemorativos incluso para diversos eventos y ciertos grupos étnicos. El tartán ha tenido una larga historia con el ejército y en la actualidad muchas unidades militares (en particular los de la Commonwealth) tienen uniformes de tartán. Hay muchos tartanes regionales, reconocidos oficialmente por los órganos de gobierno. En Canadá, la mayoría de las provincias y territorios tienen un tartán oficial. Varios condados y municipios canadienses también tienen tartanes oficiales, al igual que muchos de los estados norteamericanos. En Escocia, por lo menos dos consejos de gobierno locales tienen tartanes oficiales.

Los tartanes más populares hoy en día son el Black Watch (también conocido como Old Campbell, Grant Hunting, Universal, Government) y el Royal Stewart. Hoy el tartán ya no se limita a los textiles, sino que es utilizado sobre medios no tejidos, tales como papel, plásticos, embalajes, y revestimientos para paredes.

Esperamos que te haya resultado de interés esta entrada. ¡Hasta la próxima!

tartanes comunes

tartan y clanes

“TENDENCIAS OTOÑO-INVIERNO 2013: REGRESAN LOS LUNARES”

O los odiamos o los amamos irremisiblemente. Los lunares (o topos, como también se suelen llamar) son tendencia esta temporada otoño-invierno de 2013.

Si eres fan de este estampado, estás de enhorabuena. Grandes, medianos o más discretos, los lunares se van a dejar ver con facilidad, no tendrás que remover cielo y tierra para encontrar prendas y complementos a tu gusto.

En Marcopolo Import fabricamos los complementos perfectos para adornar el cabello de mayores y peques y estar en sintonía con la moda. A juego con el estampado de lunares de tu ropa o bien incorporándolos sólo como complemento, nuestros coleteros artesanales (y diademas con lazo) te encantarán. Disponemos de gran variedad de modelos, tamaños y colores para ponértelo bien fácil.

TIP: No sólo puedes llevar nuestros lazos en el cabello. Puedes pedir que te los enviemos sin coletero. Poniéndoles un imperdible en la parte posterior o cosiéndolos a una camiseta o blusa de color liso te parecerá que estás estrenando una nueva prenda. También puedes adornar unas bailarinas con ellos.

¿Qué opinas de esta tendencia? ¿Eres fan o los aborreces?

ales Marcopolo Celinda®

Dos de los modelos que puedes encontrar en nuestra tienda. Coleteros con lazos de tafetán con estampado de lunares. Disponemos de gran variedad de colores.

AVISO IMPORTANTE: Las piezas (lazos, coleteros, diademas) que aparecen en nuestros catálogos/blog son originales y están protegidas por el derecho de propiedad intelectual que corresponde a sus autores en méritos de la ley española sobre propiedad intelectual y los tratados internacionales en la materia. Toda reproducción, imitación, copia y, en general, cualquier acto que implique transgresión de los mencionados derechos es denunciable ante los tribunales de justicia, por vía civil y penal. Marcopolo Import S.L. ejercerá cuantas acciones estén a su alcance para reprimir cualquier infracción a estos derechos.